nosaltres hi serem a un stand! vine a visitar-nos!

29 abr

11143513_10205597901884045_6921299792990158562_o

Diumenge 12 serem a Truvi de 11-13h perquè ens coneguis!!

9 abr

IMG-20150408-WA0000

Los gatos callejeros y las Protectoras

8 abr

imageLa relación entre gato y humano se remonta al antiguo Egipto, donde eran considerados animales sagrados. Su función era proteger las cosechas de los ratones y su vida se desarrollaba de forma libre, al margen de los humanos, pero la reordenación de las ciudades y nuestra presión demográfica ha hecho reducir sus territorios y también los ha introducido en nuestras casas como animales domesticados. El gato callejero es aquel que ha nacido libre en zonas habitadas o no por humanos y suele vivir alrededor de otros gatos libres organizándose en colonias. Habitualmente no tienen contacto con humanos, por lo que no están socializados y no pueden vivir cautivos sin un largo y costoso proceso de adaptación, proceso que algunos no superan y les causa la muerte por estrés y enfermedades sobrevenidas o que les lleva a escaparse de casas y refugios para intentar volver a su hábitat. Por contra, los gatos domesticados, nacidos y/o criados entre humanos, no pueden ser abandonados en la calle bajo la idea de que “ya se buscarán la vida” ya que, aunque sean exactamente iguales a los gatos libres o callejeros, sus aprendizajes no son los mismos y difícilmente tendran posibilidad de adaptar sus experiencias a un nuevo hábitat lleno de peligros: humanos, perros, coches y otros gatos territoriales, que los expulsarán violentamente del territorio. Los gatos libres no contagian ninguna enfermedad al ser humano y la toxoplasmosis (que sí es una enfermedad transmisible entre gatos y humanos) se produce básicamente por consumir carne o verduras mal lavadas, ya que el toxoplasma es un protozoo que se encuentra en la tierra. Como en nuestra cultura no es normal consumir carne de gato, la única forma de contagiarse de él es que él lo esté, que esté expulsando el protozoo a través de sus heces (cosa que sólo hacen una vez durante toda su vida), que toquemos sus heces con la mano y, acto seguido, nos las comamos o nos chupemos los dedos, actos bastante improbables. Los gatos libres actúan como controladores de otros individuos, como ratas y ratones, y a la vez evitan que otros gatos se establezcan en su territorio, por eso en todos los pueblos y ciudades del planeta la única forma eficaz de controlar las molestias que puedan causar las poblaciones de gatos libres, se realiza a través de la aplicación de la CER (Captura-Esterilización-Retorno) para evitar el nacimiento incontrolado de nuevas camadas así como las molestias que provoca el celo en los felinos (gritos, vocalizaciones, maullidos, peleas, marcaje con orina…) Las Protectoras realizan la Captura-Esterilización y Retorno de muchos gatos, pero evidentemente no tienen ni los recursos humanos ni los económicos para solucionar un problema que afecta a toda la ciudadanía, tanto la que es partidaria de la presencia de la fauna urbana como la que es contraria debido a las molestias que le ocasiona o a fobias diversas. La Protectora de Ciutadella colabora con las personas que gestionan correctamente las colonias aportando su ayuda y conocimientos y tiene un acuerdo con el Ayuntamiento para que estas personas puedan alimentar correctamente a los gatos, en zonas adecuadas y en horas de menor tránsito, ello permite hacer un buen seguimiento y capturar y esterilizar a los que aún no lo están, curar a los enfermos y dar en adopción a los que no pueden seguir viviendo en la calle por enfermedades crónicas o problemas diversos. Si ves un gato libre y lo alimentas vas a crear una nueva colonia, con muchos más gatos y problemas. Lo ideal es que notifiques a tu ayuntamiento a través de una instancia y a la protectora a través de un mail, la necesidad de controlar éticamente la población de gatos que hayas detectado antes de que se incrementen los problemas. Todos los pueblos y ciudades ilustrados, civilizados y éticos aplican el único método de control eficaz que existe, la CER. Exige a tu ayuntamiento que trabaje de forma correcta y eficaz para todos: gatos y humanos.